CRÓNICA DE LA MANIFESTACIÓN DEL 18 DE JUNIO DE 2016 EN EL ZOO AQUARIUM DE MADRID

NOS VIERON

La manifestación del sábado 18 de junio comenzó como cualquier otra concentración a las puertas del Zoo Aquarium de Madrid. Aunque esta vez hubo algo que hizo que fuera distinto.

Eran las 11 de la mañana, desplegamos las pancartas en las que se podían leer frases como “El zoo es una cárcel” o “A nadie le gusta vivir en cautividad” y repartimos panfletos a las personas que entraban. _MG_7655Después de leer el comunicado de inicio, comenzamos a caminar por el sendero que bordea las instalaciones del zoo, un camino de tierra que nos permitió ver en primera persona las condiciones en las que se encontraban algunos de los animales ahí encerrados.

Lo primero con lo que nos encontramos fue el delfinario. Llegamos unos minutos antes de que diera comienzo el “espectáculo” que realizan con los delfines. Las gradas estaban empezando a llenarse y pudimos leer el comunicado preparado megafonopara ese punto, antes de que pusieran dentro la música, impidiendo que las personas ahí congregadas escucharan nuestros gritos. Fue un momento duro, se respiraba rabia y dolor.

Nos demoramos mas tiempo del que teníamos previsto gritando, agarrados a las verjas que nos separaban del interior del zoo. Pero cuando comenzó la música dentro ya no había posibilidad de ser escuchadas por los asistentes, así que proseguimos el camino.

IMG_8045

A los pocos metros llegamos a una zona en la que teníamos de frente una jaula repleta de babuinos. _MG_7783Fue un momento sobrecogedor, habíamos decidido pasar por esa zona en silencio para no perturbarles con los gritos y en el momento en el que nos situamos del otro lado de la verja, ellos comenzaron a subir al árbol que tenían dentro del recinto, cada vez eran mas, todos mirándonos. También en silencio.

Las pancartas que teníamos elevadas a unos 3 metros de altura, perfectamente legibles desde dentro del zoo, sumadas al clima que se había creado, lanzaron un claro mensaje a las personas que pudieron vernos desde el otro lado.

valla-pancarta

Después de este momento, retomamos el camino hasta encontrarnos con el espacio dedicado a los leones, donde las pancartas altas quedaban por encima de las verjas y también eran perfectamente visibles para las personas que paseaban por dentro.

La siguiente y última parada que hicimos fue el punto en el que se encontraban los tigres. Unos bloques de hormigón de no muchos metros cuadrados con algo de tierra, rodeados de un foso con agua era el espacio donde estaban encerrados. En este último lugar nos detuvimos unos minutos, durante los cuales los dos tigres no nos quitaron los ojos de encima. El mensaje era igualmente visible y claro, tal y como habíamos estado gritando durante todo el recorrido: ¨Respeto y libertad para los animales.¨

IMG_7965

Cerca de la una, regresamos a la puerta del zoo por el mismo camino que habíamos hecho, volviendo a pasar esta vez sin detenernos por todas las jaulas.

Una vez en la entrada del zoo, leímos el comunicado final y nos despedimos con toda la rabia y la fuerza del momento al grito de “Liberación animal”.

A pesar de la tristeza por todo lo que habíamos vivido, nos fuimos con muchas ganas de seguir luchando y con la certeza de que no vamos a parar hasta que la ultima jaula quede vacía.

SI QUIERES VER O DESCARGAR LOS COMUNICADOS QUE SE LEYERON DURANTE LA MANIFESTACIÓN, PINCHA EN LOS SIGUIENTES ENLACES:

COMUNICADO DE INICIO

COMUNICADO SOBRE EL DELFINARIO

COMUNICADO FINAL

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s